vconuepan Octubre 25, 2015 Sin Comentarios

Hace unos días el Intendente de la Araucanía, Andrés Jouannet, dijo: “No existe el conflicto mapuche” y que lo: “qué tenemos es delincuencia y esa delincuencia tenemos los instrumentos legales y quienes son nuestros instrumentos para ir contra la delincuencia es Carabineros y la PDI, y por tanto, a la delincuencia urbano-rural se trabaja de la misma forma con nuestras policías”.

La primera aseveración es correcta, los mapuche no fueron los causantes del conflicto. Nadie habla del “Conflicto Judío” en Alemania Nazi o del “Conflicto Negro” cuando se habla del Apartheid. Existe un Conflicto en la Araucanía, donde interviene la sociedad mapuche, la sociedad chilena y el Estado, quien es a su vez causante al expropiar las tierras indígenas a partir de 1881.

Sin embargo, confundir la Conflictividad de la Araucanía con mera delincuencia es no entender nada. La destitución de Huenchumilla implico cambiar un político por un operador del Ministro Burgos, que sólo busca invisibilizar las demandas del pueblo mapuche, subsumiéndolas entre lo marginal y lo delictual.

En la lógica del Intendente cómo no existe un Conflicto, basta con crear una unidad policial especial o aumentar el presupuesto de CONADI. Esto podrá resultar por unos años, por una década como paso con la conocida “Operación Paciencia”, pero el conflicto volverá a aparecer, porque es más profundo y usted lo sabe.

Si queremos salir de la política de invisibilización y por consecuencia encontrar un camino de paz, debemos reconocer efectivamente nuestra pluriculturalidad y propiciar políticas que permitan una participación efectiva del pueblo mapuche en la toma de decisiones, promover un diálogo horizontal y renegociar de buena fe nuestro pacto social.

Venancio Coñuepan M

Director Ejecutivo

Fundación Chile Intercultural

Fuente: Austral Temuco