vconuepan Marzo 12, 2017 Sin Comentarios

Venancio Coñuepan: “La mesa de diálogo indígena nació muerta”

El director ejecutivo de la Fundación Chile Intercultural califica de “fiasco” esta última instancia creada por el gobierno, y advierte que puede desencadenar un recrudecimiento de la violencia.

“Como el gobierno actual no tiene avances que mostrar en el tema indígena, aparece con esta propuesta de la mesa de diálogo para salir del paso”. Así de taxativo es Venancio Coñuepán, fundador y director ejecutivo de la Fundación Chile Intercultural, quien “dispara” desde la Novena Región, afirmando que la mesa de diálogo indígena que conformó el gobierno es un “tongo”.

Miembro de la comunidad indígena Domingo Coñuepán, de la comuna de Chol Chol, este representante del mundo mapuche se confiesa decepcionado de la actitud del Ejecutivo, y justifica sus expresiones señalando que una instancia de la cual se bajan dos organizaciones mapuches (Enama y Asociación de Alcaldes Mapuches), a las pocas horas de haberse constituido, “nació muerta”.

 

Y no solo eso, Coñuepan se queja que de los 20 miembros de la mesa, no hay ningún Lonko, ninguna machi, “no hay ningún líder indígena de peso”. “Qué legitimidad puede tener esta instancia, si ni siquiera está el director o los consejeros de la Conadi, que se supone que es el organismo responsable de las políticas indígenas”.

Para el personero, la mesa no se puede sostener solo con representantes del mundo político o de las iglesias, pero excluyendo a los representantes mapuche. “Entre las comunidades existe desconcierto y frustración, porque entienden que esta mesa se creó exclusivamente con fines comunicacionales, debido a que no tienen logros que mostrar”.

El director ejecutivo de la fundación no descarta que también exista una motivación electoral, ya que se acercan las elecciones municipales, y a su juicio, el gobierno tenía que exhibir que estaba haciendo algo en esta materia.

El representante critica que se haya creado una instancia de diálogo sin que exista una estrategia clara respecto a lo que se debiese abordar en esta mesa. “Convocan a un grupo de personas a reunirse en torno a este tema, pero no existe una hoja de ruta, ni claridad sobre qué materias se van a tratar”, enfatiza Coñuepán.

A su juicio, lo que está haciendo el gobierno es absurdo, porque pretende que en una reunión mensual, durante seis meses, los miembros de la mesa saquen conclusiones, y entreguen propuestas, sobre la base de un programa de trabajo que no existe.

“Lo que está tratando de hacer esta administración es patear el tema indígena para el próximo gobierno. Estoy seguro que en diciembre se entregará un informe con medidas, las cuales el Ejecutivo analizará hasta marzo, y en esa fecha van a anunciar que someterán las propuestas a consulta índigena, según lo establece el Convenio 169, con lo cual se demorarán un año más en validar las iniciativas, quedando todo para el próximo período”, advierte el representante de la fundación.

Para el personero, resulta contraproducente que el ministro del Interior Mario Fernández haga el anuncio de la conformación de la mesa, cuando el intendente regional, Andrés Jouannet, envía señales de que no se hará cargo de las demandas mapuches.

“Lo que se puede concluir de todo este proceso es que el nivel de improvisación con que se está abordando este tema es inquietante y tiene como efecto que no se aprecia ningún resultado concreto. Esto obviamente provoca mucha decepción en las comunidades, al ver que no se avanza en ningún asunto”.

Coñuepán aclara que no está en contra de este tipo de instancias, en la medida que se les entregue la relevancia que debiesen tener, pero también agrega que carece de sentido haber convocado esta última.

“Considero que estas mesas pueden servir para generar unidad, y buscar consensos que en la actualidad no existen, pero para eso se requiere dotar a esta instancia  de un peso real que no tiene”.

Las diferentes visiones que además existen en el mundo mapuche, por ejemplo, en cuanto a la política de entrega de tierras, es otro factor que el representante indígena considera una desventaja en el actual escenario.

Píldora incendiaria

Venancio Coñuepán piensa que la mesa puede terminar siendo contraproducente, porque en vez de calmar los ánimos, estima que los encenderá más, cuando quede en evidencia que la instancia fue creada solo con fines comunicacionales.

“No se puede seguir actuando de esta forma, incrementando la desconfianza que existe hacia la autoridad política, con anuncios que carecen de contenido, y que no solo alimentan la frustración y molestia”.

El director ejecutivo de Chile Intercultural remarca que este segundo gobierno de Bachelet ha mostrado un claro retroceso en cuanto a lo que hizo la Mandataria en su primer mandado. “El retroceso es también en relación a la administración anterior de Sebastián Piñera”.

Coñuepán va más allá, y asegura que el Ejecutivo no ha cumplido ninguna de las promesas a las que se comprometió en su programa de gobierno. Es tan absurdo lo que ocurre, añade, que este gobierno anunció para sus primeros cien días, que ingresaría dos proyectos de ley (Consejo de Pueblos Indígenas y el Ministerio de Asuntos Indígenas), cuando sabía que cualquier propuesta demoraría más que ese plazo, porque debía ser sometida a consulta por el Convenio 169, cuyo plazo es superior a la meta que se impuso el gobierno.

El representante finaliza manifestando que el retiro del proyecto de ley que se discutía en el Senado para crear el ministerio -con el argumento de perfeccionarlo- es otra señal inequívoca de que el tema mapuche no es prioritario para el gobierno de Bachelet.

Carlos Cuadrado S./El Muro

Foto: Agencia Uno
FUENTE: El Muro