vconuepan Diciembre 11, 2017 Sin Comentarios

Mi nombre es Angélica Llanquitur Parra. Mi madre se llama Florinda Parra, mi hermana mayor se llama Yolanda y las tres vendemos en el centro de Temuco, mi hermana del medio se llama Juana, después viene otra que se llama Carmen que estudio contador auditor, tengo un hermano y mi hermana menor se llama Estefanía, ella está estudiando en la Universidad, somos seis hermanos en total. Mi padre se llamaba José Llanquitur, pero falleció hace unos años. Yo me case con Cristian Llaupe Canio y tengo dos hijas, Alejandra Florinda de once años y Catalina la menor de cinco años. Vivimos en el sector Llamuco Bajo y somos miembros de la comunidad Mariano Linconao, de la comuna de Vilcún.

 

¿Cuándo comenzó a trabajar en el centro de Temuco?

Al principio comenzamos vendiendo en la Feria Pinto, pero después nos fuimos al centro, porque en la feria todo es más barato, un paquete de cilantro por ejemplo vale 100 pesos y en el centro pagan 300 pesos, uno debe buscar donde tener un mejor precio.


Hace como 15 años comencé a vender en el centro de Temuco, comencé a trabajar cuando estaba soltera, después me casé y continúe con mi marido, hoy tenemos tres invernaderos, hay dos más, pero se destruyeron en el invierno pasado, no duran tanto, tres o cuatro años. 

¿Y a que se dedican principalmente?

Nos dedicamos a las flores, vendemos tulipanes, calas, renucleos, orejas de oso, pensamientos, etc., cuando se termina la temporada de las flores, vendemos porotos Sofía, flores yerberas, tomates cherry, frutillas, etc.

Nuestro fuerte son los tulipanes, mi madre y mi hermana Yolanda también venden tulipanes. Cuando falleció mi papa hace unos años, mi mama quedo mal, lloraba todos los días, entonces, un día le dije: ¿vamos a trabajar al centro mamita? Y hasta ahora no he podido que pare, le ha hecho tan bien, que no quiere dejar de vender, ahora con su trabajo tiene sus cosas, tiene varios invernaderos propios, ha logrado hartas cosas, hasta una camioneta nueva se compró, pero no sabe manejar jaja.

 

 

¿Como comenzaron con los tulipanes?

A mí siempre me gusto la agricultura, mi papa era agricultor, él estudio técnico agrícola, así que yo estudie lo mismo en el Colegio La Granja de Cajón.


Después trabaje un tiempo en Inia Carillanca, con la señora Gabriela que trabajaba ahí aprendí a trabajar con las flores, sus propiedades, cuales eran mejor según el clima y me di cuenta que era bueno trabajar con tulipanes, comencé con 50 mil pesos, con eso compre y partí con los tulipanes y así comenzamos toda la familia con los tulipanes, todas las hermanas.

 

 

¿Como es el proceso de los tulipanes?

Primero debemos preocuparnos de buscar tierra de hojas y huano, que vamos a buscar al sector la Colonia, con pura pala la sacamos, hacemos la mezcla de tierra y la metemos en unas macetas, hacemos como 700 macetas por día, trabajamos de sol a sol.


A principios de mayo llegan desde Quillota los bulbos de tulipanes, después tenemos que plantarlos en las macetas, una vez plantados hay que dejarlos a la intemperie para darles un golpe de frío y que agarren firmeza las macetas, después se meten a los invernaderos y hay que estar regándolos y limpiándolos, a mediados de agosto estamos en condiciones de venderlos, son botones, así que hay que venderlos antes de septiembre, es una temporada muy corta y tenemos que vender muchos diarios.

 

 

¿Y cuantos tulipanes venden por temporada?

Solo en mi casa plantamos 7 mil plantas de tulipanes, cada año vamos aumentando la producción y diversificando los tipos, mi madre y hermanas plantan lo mismo y hasta un poco más. Vendemos en el centro de Temuco, en el cruce de Cajón, en Villarrica, incluso a Puerto Montt hemos ido a vender.


Cada maceta de tulipán lo vendemos en mil pesos, es poco, pero tenemos que venderlos todos en poco tiempo, vendemos cerca de 300 tulipanes por día, si nos atrasamos podemos perder las flores, es sólo una temporada por año, después seguimos con los renucleos, las orejas de oso, los pensamientos y otras plantas medicinales, que también vendemos en macetas, las sembramos en agosto y las vendemos en octubre o noviembre. También, producimos arvejas, tomates cherry, albahacas, lechugas, porotos Sofía, habas, frutillas, entre otras verduras más. Mis hijas también venden en su Colegio, son súper negociantes, les venden verduras a las profesoras.

 


¿Como ha sido el trato con los carabineros o inspectores?

Nosotras llevamos como 15 años trabajando en el centro de Temuco, me han llevado detenida, me han quitado mis cosas. Recuerdo una vez que fui con un canasto lleno de verduras, estuve toda la noche desgranando porotos, lleve pepinillos, frambuesas, arvejas, de todo lo que tenía en mi casa y los carabineros me quitaron todo y me llevaron detenida, lo que más pena me dio fue ver como tiraban mis verduras a la basura, el trabajo de toda la noche al tacho de la basura, me dio una pena tremenda, me vine todo el camino llorando a mi casa, me dio tanta rabia, no sabía que hacer, dije si hago un escándalo va a ser peor, porque son carabineros y no se les puede decir nada. Me han llevado detenida varias veces, me quitan mi canasto, me quitan mis verduras, pero yo vuelvo al día siguiente a vender.

Lo más chistoso es que uno llega detenida primero, después de uno llegan ladrones y los sueltan primero que, a uno, ellos llegan y se van, y a nosotros nos quitan las cosas que con tanto esfuerzo producimos, nos hacen firmar unos papeles, que no sé qué dirán y después nos dejan libre, nunca nos han pegado los carabineros.

 

 

Intervino el marido de la lamngen Angélica, el peñi Cristian:

A mí una vez igual me detuvieron, hace unos meses me sacaron una foto en el Diario Austral, de esas típicas fotos que suben de las zonas tradicionales y parece que les molesto a los carabineros, porque al día siguiente me detuvieron y me quitaron el canasto con mis verduras. Nosotros no pedimos ser fotografiados, de hecho, no me había dado ni cuenta, yo al principio intente escapar, pero el carro de policías como que me rodeo y me entregue mejor, para que iba a seguir intentando.

 

 

¿Y para producir, algún organismo público la ayuda?

Estoy en PRODESAL, nos ayuda, pero es bien poco, fíjese que nos dan como 100 mil pesos al año y con eso sólo alcanzó a comprar 2 paquetes de bolsas, el resto de las cosas las compro yo, todo lo que son bulbos de tulipanes, semillas, tierra de hojas, implementos para los invernaderos, etc., todo eso lo costeamos nosotros.

Nuestra idea es producir más tulipanes el próximo año, ahora podríamos producir más, pero no tenemos donde venderlos y como le dije la temporada es muy corta, si pudiéramos instalarnos solo a vender y no estar preocupados de los carabineros, podríamos producir y vender más cosas tranquilas, pero hoy no tenemos esa oportunidad.

 

 

Lamngen y algo más contingente, ¿como ve el conflicto actual?

Es un tema delicado, nosotros preferimos no conversarlo con otras personas, por lo mismo a mí no me gusta ver las noticias, sólo aparecen cosas malas. A veces digo: para que quieren tantas tierras si después las dejan tiradas, nosotros tenemos sólo una hectárea y en ella producimos mucho. Yo sé que hay derechos, pero con lo que tenemos a nosotros nos basta.

Nuestro problema es que no nos dejan vender tranquilas, antes llevábamos poquitas cosas, las dejábamos encargadas en algún local o oficina cerca y la íbamos a buscar a medida que se nos iban acabando, porque nos daba miedo que llegaran los carabineros y nos quitaran todo el fruto de nuestro trabajo. Ahora último no nos molestan tanto y podemos llevar una caja. Desde hace unos meses nos dejan vender si estamos vestidas con ropa tradicional mapuche.

 

¿Y no les molesta tener que estar obligadas a vestirse?

No para nada, yo soy mapuche y me gusta la vestimenta, solo que no la tenía porque es cara, así que no es un problema vestirnos para vender en el centro de Temuco. Como mapuche nos falta revitalizar un poco más la cultura, por ejemplo, yo entiendo el mapuzungun pero no lo hablo, me cuesta, se decir algunas frases, pero me cuesta pronunciarlo bien, pero en las ceremonias de la comunidad participamos con los demás, vamos al nguillatun, al we tripantu, etc., mi marido habla bien el mapuzungun.

 

 

Felicitaciones lamngen, se nota que con su marido son muy trabajadores.

Muchas gracias, con harto esfuerzo hemos intentado salir adelante, llevamos doce años casados con mi esposo y hemos logrado grandes cosas, pudimos construir una casa grande, comprar nuestro primer auto y educar a nuestras hijas. Hay que trabajar harto, pero vale la pena, vale la pena vender en el centro de Temuco, por eso estamos pidiendo que nos den un permiso.